-

Estrés compartido

Enviado por buscapies el Jun 8, 2009 en Última página

Existen en toda escuela o instituto profesores bienintencionados, pero no muy acertados, que piensan que para aliviar la carga de deberes y trabajos varios, lo mejor es proponer a los pobres alumnos los temidos “trabajos en grupo”. Yo tiemblo al oírlo, al pensar en las horas interminables de discusiones del tipo: “Ese título no me gusta” o “Tienes muchas faltas de ortografía, volvamos a empezar”, en las repetidas reuniones en casa de unos y otros, no precisamente placenteras. Mis compañeros tiemblan también, al imaginarse la clásica riña que comienza con un “¿Por qué no me has elegido para que vaya contigo en el grupo?” o con un “No pienso quedar el sábado. Mi fin de semana es sagrado” Y por supuesto, mis padres tiemblan tanto o más que nosotros, asustados ante la idea de ver su casa invadida por un enjambre de niños peleones que no se ponen de acuerdo en nada cuando, inexplicablemente, siempre han parecido buenos amigos. Pero toda situación comprometida tiene una salida: el optimismo.
¿Existe acaso un lado bueno en todo esto? Sí, claro que sí. En primer lugar, para los que observan desde fuera la situación es divertidísima: cuatro o cinco amigos de toda la vida discutiendo por la posición de una letra o por la rectitud de una línea. Es, como mínimo curioso, socialmente hablando. Pero también los que lo vivimos podemos encontrar sus cosas buenas. Por ejemplo, que quieras que no, cada trabajo en grupo significa una merienda gratis en casa de un amigo, con toda la interacción social que eso conlleva: conversaciones con la madre, entre los miembros del grupo…
Y, aunque no lo parezca, un simple trabajo de historia entre cuatro da pie a muchísimas anécdotas divertidas. Yo, desde mi experiencia, tengo cantidad suficiente como para escribir un libro: madres maniáticas de la limpieza que no paran de barrer por donde pisas, un amigo demasiado trabajador que no deja tareas para los demás, meriendas vegetarianas…
Dicen que la persona más sabia es la que más mundo conoce. Pues bien, los trabajos compartidos me parecen una buena forma de conocer mundo sin salir de la ciudad. Por supuesto que proporcionan conocimientos académicos (para eso son trabajos) pero nos aportan también otra clase de conocimientos: sociales, humanos, de cooperación… Y, por último, pero no menos importante solo me queda añadir que: ¡ánimo! Con esfuerzo y paciencia, todo se consigue.
Marta Rojo
14 años  Alumna de tercero de ESO

Etiquetas:

 
-

Carta de Azucena

Enviado por buscapies el Jun 3, 2009 en Aprendiendo con ellos

Para nuestro abuelo Juan.
Me llamo Azuzena, soy de Almería,
y quiero contaros que
el fin de semana fui con abuelo
y mi primo por primera vez
a navegar. Fue muy divertido.
Salimos en una barca de un
amigo de mi abuelo.
Lo mejor es cuando el agua
te moja la cara y ves las olas
que chocan sobre el barco.
No me mareé nada, mi primo
un poco. Mi abuelo dice que
ya he superado la prueba del
mar y que si no me mareo la
primera vez ya nunca más
me pasará. Estoy muy contenta
y quiero volver a repetir.
Si tenéis oportunidad subir a
un barco pequeño es lo más
divertido. Tengo 6 años y mi
madre me ha ayudado a escribir
la carta. Me gusta mucho
vuestro periódico.
A mi primo y a mí nos gustaría
mucho regalarle esta
carta publicada para darle las
gracias a mi abuelo por el día
que pasamos con él. Se llama
Juan.

Etiquetas: ,

 
1

Carta a Tachi enviada por e-mail

Enviado por buscapies el Dic 10, 2008 en Tú cuentas

Hola, soy Blanca y tengo ocho años. Quería contarte a ti y a todos los lectores que el otro día fui de boda, pero no una boda normal: la boda de mis tíos abuelos. Ya son mayores y celebran sus bodas de oro. Yo no sabía que se celebraba eso y mi tía me explicó que hace 50 años se casaron como cualquier pareja joven de hoy, y como llevan 50 años juntos lo vuelven a celebrar. Estuvimos toda la familia y fue divertido. Blanca Fajardo

Etiquetas: , ,

 
-

CARTA ESCRITA A TACHI

Enviado por buscapies el Nov 6, 2008 en Tú cuentas

Tengo 9 años y me llamo Sandra. Soy nueva en el colegio y todos mis compañeros ya tienen amigos de otros años. Me siento un poco sola. Dejar de ver a tus compañeros y amigos, decir adiós a los profesores de siempre y tener que hacer nuevas amistades son preocupaciones normales por tu nueva situación de cambio de colegio. No temas, Sandra, aunque en algunos momentos te sientas un poco sola, seguro que vas a ser capaz de afrontar y solucionar todas las dificultades con las que te vayas encontrando en tu nuevo colegio, de la misma manera que lo hacías en el anterior. Ahora te encuentras en pleno periodo de adaptación, al principio vas a ser la nueva y poco a poco te irás integrando con los demás compañeros y crearás importantes lazos de amistad. Este periodo es posible que te cueste un tiempo, un mes o mes y medio más o menos. Si superas bien este cambio serás una niña con más posibilidades de desarrollar habilidades que te serán útiles a lo largo de la vida, como la tolerancia y el éxito en la adaptación ante cualquier circunstancia que te depare el futuro. Piensa en las ventajas de tu nueva situación. Harás nuevos amigos, conocerás nuevos sitios y podrás aprender cosas nuevas a la vez que tú enseñarás a los demás experiencias y juegos vividos en tu antiguo colegio. Si puedes, participa en alguna actividad extraescolar. Habla con tus padres de las preocupaciones que te vayan surgiendo y si tienes alguna inquietud o alegría que quieras compartir con nosotros, no dudes en escribirnos. Besitos.

Etiquetas: , ,

 
-

Cuenta con ellos

Enviado por buscapies el Nov 5, 2008 en Tú cuentas

En esta sección contarás con el apoyo de un amigo y una amiga muy especiales: Tachi y el Buscapiés. Tachi es la Gran Maga, un personaje lleno de magia y ternura y el Buscapiés es un compañero inquieto y aventurero. Los dos estarán a tu lado siempre que quieras. Todo lo que necesites o te preocupe, aquello que desees contar o sobre lo que quieras preguntar, ¡cuenta con ellos! Ellos te responderán desde esta página y desde aquí también te contarán sus cosas. Puedes escribirles a: Apartado de correos 5306 de Valencia, CP 46009 o al correo electrónico: [email protected] o a través de la web

Todos los días me duele la cabeza, pero si lo digo en casa creen que no quiero ir al colegio. ¿Qué tengo que hacer?
Es muy importante que confíes en tus padres pues ellos van a tener en cuenta tus sentimientos, tus emociones y contándoles lo vque te ocurre te escucharán y te ayudarán en todo lo que necesites. Al igual que las necesidades físicas que puedas tener como una buena alimentación, abrigo si hace frío, un número mínimo de horas de sueño y un ambiente adecuado, las necesidades emocionales y las relativas a la salud mental son también muy importantes para tu adecuado crecimiento y desarrollo personal, físico y psicológico. Lo primero que deberías hacer es pedir a tus padres que te acompañen a un médico especialista para descartar cualquier problema fisiológico. Una vez descartado este problema y si los dolores de cabeza continúan convendría que acudierais a un/a psicólogo/a y poner así solución a todo lo que te preocupa y te causa ese dolor de cabeza tan frecuente. Mientras tanto puedes ir evaluando con ayuda de tus padres cuándo se producen esos dolores. En una hoja tendrías que recoger determinados datos cada vez que tuvieras dolor de cabeza. De la siguiente manera, te pongo un ejemplo para que lo veas: Situación (dónde se produce el dolor de cabeza): en el parque. Qué ocurrió antes: estaba en la cola del tobogán y un niño mayor me empujó. Qué hiciste: lo miré y le dejé pasar. Qué ocurrió después: nos fuimos a casa porque empezó a dolerme la cabeza.

Etiquetas: , ,

Copyright © 2017 El Buscapiés, el periódico para toda la familia Todos los derechos reservados. Aviso legal y política de privacidad

Diseñado por PEMAS Servicios Profesionales, S.L. y Laptop Geek .