-

Editorial junio

Enviado por buscapies el Jun 13, 2010 en Editorial

Cuando leáis las páginas de esta edición de El Buscapiés veréis que cada vez existen más instituciones, gobiernos, autoridades, etc. que muestran gran preocupación e interés por los más pequeños y continuamente ponen en marcha mecanismos para la protección de los menores. Claro está que todavía queda mucho por hacer. Pero es muy importante lo que día a día se realiza por proteger los derechos de los más jóvenes. Es fundamental que desde las más altas instancias, colegios, asociaciones de padres y madres, y otros colectivos, no se deje de velar por los intereses de los niños. En la Comunidad Valenciana se ha creado recientemente el Observatorio Permanente de la Infancia, en la Asamblea Mundial de la Salud se ha mostrado especial preocupación por los menores, sobre todo en aquello que tiene que ver con su alimentación, o el contagio de enfermedades. El absentismo escolar o el fracaso en la escuela son temas que están continuamente en las agendas de los políticos, preocupados y ocupados en buscar soluciones que ayuden a nuestros niños y niñas a convertirse en adultos sanos en todos los sentidos. Los padres y madres, así como los profesionales de la educación y la salud, junto a otros colectivos también están en esa continua búsqueda de soluciones para mejorar cualquier situación de riesgo que se le pueda presentar al menor. Pero nada de esto será eficaz ni tendrá el alcance suficiente si los más pequeños no ponéis de vuestra parte. Debéis cuidaros, siempre y en cualquier momento, pero sobre todo en estos meses de vacaciones en los que parece que todo está más consentido. Tener precaución en la playa, con el sol, en las excursiones por la montaña, con las caídas, tener especial cuidado con las comidas, la higiene, los excesos en las fiestas, etc. Así, entre todos, podemos hacer que la salud y el bienestar del menor sea una realidad. ¡Feliz verano!

Etiquetas: ,

 
-

Editorial mayo

Enviado por buscapies el May 7, 2010 en Editorial

Después de todo, la pintura se ha de hacer tal como uno es. Juan Gris (1887-1927) Pintor español.
Visitar un museo es interesante en cualquier momento del año, pero este mes tenemos una oportunidad magnífica para acudir a cualquiera de los innumerables museos que hay en nuestros pueblos y ciudades. Con motivo de la celebración del Día Internacional de los Museos, la mayoría hacen actividades especiales o amplían sus horarios de manera que podamos disfrutar de las muchas obras de arte, objetos artísticos y exposiciones que hay en su interior. Siempre me ha parecido que los cuadros que hay en los museos son páginas de historia que me permiten ver los colores, las formas de vestir, los gestos, las miradas, sentir las emociones y vivir las situaciones de épocas anteriores con sólo entrar en una de sus salas. Es vivir una experiencia que únicamente he experimentado al leer un libro. Pero con una diferencia. En el caso del libro, yo pongo las caras, los colores, yo soy la que invento, la que pinto, la que dibujo. En este caso, veo a través de los ojos del pintor, del escultor, del artista. Son ellos quienes me enseñan lo que quieren que yo vea. Por eso entrar en un museo es como viajar en el tiempo, es conocer otras épocas, otras culturas, es la manera más sólida de salvaguardar nuestra historia y nuestro patrimonio. Porque un museo es el lugar donde se guardan, representan y manifiestan hechos y expresiones personales que nos acercan a la comprensión y el entendimiento de las demás personas y de su entorno. Al entrar en un museo no debemos ser sólo meros espectadores, tenemos que disfrutar al adquirir la inmensa cantidad de conocimientos y vivencias que en ellos podemos encontrar. Siempre que estoy en un museo no puedo dejar de pensar la importante misión que tienen al cuidar, exponer y permitir que veamos y conozcamos cosas que sin ellos sería imposible admirar y disfrutar. Y siempre pienso que hay piezas que de ningún otro modo podría contemplar.

Etiquetas: ,

 
-

Editorial abril

Enviado por buscapies el Abr 4, 2010 en Editorial

Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora.
Proverbio Hindú

Si algo caracteriza al mes de abril es porque ya estamos en una nueva estación, los días empiezan a ser más largos y apetece estar al aire libre. Pero abril, además, es el mes del libro. En estos días se le rinde homenaje y reconocimiento a su existencia. Ahora que la era tecnológica está tan presente entre nosotros y que tanto nos aporta, parece que usar el libro en el tradicional formato en papel, está perdiendo partidarios cada día. El libro debe usarse siempre, sea cual sea el formato que se utilice para leerlo. No hay que olvidar que el libro es, en el estudio, un apoyo, una referencia, un medio de consulta, una manera de investigar, de ir más allá. En el ocio, el libro es una aventura, una manera de vivir a través de otros, de trasladarte a muchos lugares, de compartir las sensaciones, las inquietudes, los miedos, las vivencias de otras personas a través de sus líneas. Y en la vida, los libros son sin duda, buenos amigos. Son el medio para compartir, crecer, adquirir una actitud crítica ante otras opiniones, otras cosas que te cuenten, que leas, un modo de poder contrastar las noticias, de enriquecerte en valores y en cultura. Y aprovecho este mes del libro para apoyar al libro tradicional, al de papel, al de siempre, que, estoy convencida, puede vivir en perfecta armonía junto a otras formas de lectura. Defiendo todos los medios que permitan leer un libro, pero sobre todo y frente a aquellos que se olvidan de la existencia del formato en papel, los seguiré defendiendo porque, como un fiel amigo, siempre me acompañarán. Nunca se quedarán “colgados” como el sistema informático, podré leerlos sin necesidad de baterías ni enchufes, sin la dependencia de sistemas de conexión Wifi. En el peor de los casos, aun sin contar con la luz del día, si no puedo esperar hasta el amanecer del día siguiente para seguir con mi lectura, me bastará con conseguir un buen asiento y la luz de una vela.

Etiquetas: ,

 
-

Editorial marzo

Enviado por buscapies el Mar 10, 2010 en Editorial

En la encuesta elaborada por El Buscapiés con motivo del Día Internacional de la Radio y la Televisión a favor de la Infancia, independientemente de los gustos y las preferencias de los niños y niñas, lo que queda claro es que todos, al margen de la edad, son consumidores de programas de radio y televisión, bien sea porque los eligen directamente o porque son sus mayores los que lo hacen cuando ellos están presentes. Ya sabemos que son los adultos los que directamente tienen la responsabilidad de su educación y del control de lo que deben ver y escuchar. Pero también es responsabilidad de la sociedad y sobre todo, de las productoras y los medios de comunicación, que forman parte de ella, poner mecanismos suficientes, en cuanto a contenidos y horarios de emisión, para que la programación no necesite de tantos controles y prohibiciones, crear programas hechos con responsabilidad social, pensados para esa gran parte de la sociedad que son los menores. Los niños son siempre los más vulnerables y no son conscientes (a veces los mayores tampoco) de la repercusión que unas imágenes, una serie, un programa, puede tener. En la actualidad, su capacidad para acceder directamente a todo tipo de contenidos audiovisuales y a la gran oferta de programas que existe es muy grande. Esto es bueno y el conocimiento que los más jóvenes tienen de las Nuevas Tecnologías es importante y positivo. Pero a veces, su capacidad de juzgar o discernir lo que es bueno o malo para ellos no ha adquirido el criterio suficiente para advertirles del riesgo y el peligro que conlleva ese libre acceso. Desde El Buscapiés pedimos a los adultos y a las productoras de programas audiovisuales que, conscientes del libre acceso de los menores a los contenidos de sus medios, emitan programas que no perjudiquen el desarrollo de los más pequeños.

Etiquetas: ,

 
-

Editorial febrero

Enviado por buscapies el Feb 10, 2010 en Editorial

Hay temas que se tratan en un editorial de los que nunca se debería hablar y la tragedia de Haití es uno de ellos. Pero no porque esté mal, sino porque nunca debieron producirse. Los terremotos son inevitables, como ocurre con el resto de catástrofes naturales. Aunque sus consecuencias se pueden minimizar. Los daños de este terremoto, si Haití no hubiera sido tan pobre, puede que no hubieran sido tan devastadores. Haití era ya un país duramente castigado por el hambre y la pobreza, Según el Índice de Desarrollo Humano del Año 2009 (un indicador del bienestar humano que combina medidas de esperanza de vida, alfabetismo, renta per cápita) ocupa el puesto 149 de 182. Antes del terremoto ya había en Haití más de 700.000 niños y niñas que no asistían a la escuela, más de la mitad de la población vivía con menos de un euro al día, sólo el 58% disponía de agua potable, las viviendas estaban construidas con materiales de muy baja calidad… ¿Qué podía pasar si se producía un terremoto de esta magnitud? La fuerza de la naturaleza siempre es más cruel en las zonas más pobres y desprotegidas. La muestra la tenemos en que las viviendas de los barrios ricos de Haití apenas sufrieron daños.
Un buen objetivo sería eliminar todas las zonas desprotegidas y marginadas para garantizar un mínimo de vida segura. Después de la catástrofe, las miradas del mundo entero están puestas en este país, pero ¿Hasta cuándo? ¿Hasta que los medios de comunicación dejen de refrescar la memoria? ¿Hasta que otra tragedia ocurra en cualquier otro país que ocupe el puesto 150, 151, 180 ó 182 y desvíe las miradas a otro lugar?
No podemos reaccionar sólo cuando ocurre una desgracia ante una realidad. Lo que nos debe preocupar ahora, junto con la construcción de Haití, es resolver la situación de pobreza en la que viven otros países que se encuentran en la misma o peor situación para que esto no vuelva a ocurrir.

Etiquetas: ,

Copyright © 2017 El Buscapiés, el periódico para toda la familia Todos los derechos reservados. Aviso legal y política de privacidad

Diseñado por PEMAS Servicios Profesionales, S.L. y Laptop Geek .