La calentura de Santi

Enviado por buscapies el Abr 27, 2010 en Aprendiendo con ellos |

Dr. Joaquín Ybarra Huesa Puericultor del Estado Director de la EVES (Escuela Valenciana de Estudios de la Salud. Conselleria de Sanidad)
Queridos chicos y chicas: El niño, como el adulto, y en general las aves y los mamíferos, es un ser homeotermo, es decir que mantiene una temperatura constante y hasta cierto punto independiente de la temperatura ambiental. Disponemos para ello de un termostato, un centro nervioso localizado en la base del cerebro (en el hipotálamo) y denominado centro termorregulador, capaz de activar la producción de calor o la pérdida del mismo por parte de nuestro organismo, para mantener la temperatura corporal dentro de un rango muy estrecho. Sin embargo, en ocasiones, el termómetro nos informa de una elevación significativa de la temperatura corporal que puede ser motivada por una serie de procesos diferentes tanto en su mecanismo de producción como en su tratamiento. El primero de ellos es la fiebre, el segundo se denomina hipertermia y al tercero, un tanto especial, lo llamaremos hoy “la calentura de Santi”. Las infecciones son la causa más frecuente de fiebre, aunque no la única. Sirvan como ejemplo las conocidas reacciones febriles a la vacunación, los estados postoperatorios o diversas enfermedades orgánicas. De un modo elemental, la fiebre se produce cuando determinadas sustancias, llamadas pirógenos, derivadas de las bacterias o virus que invaden el cuerpo o formadas por nuestras propias células inmunitarias, actúan sobre el centro termorregulador del hipotálamo incitándole a elevar su punto de ajuste. Es en realidad una respuesta adaptativa porque ayuda al cuerpo a combatir los microorganismos causantes de la infección. En la práctica, se considera que un niño tiene fiebre cuando la temperatura axilar sobrepasa los 37’5º C (o la temperatura rectal los 38º C). En general, la medicación antitérmica, indicada cuando la fiebre supera los 38 – 38’5º C y causa en el niño un malestar significativo, es eficaz. Paracetamol e ibuprofeno son medicamentos antitérmicos seguros, aunque debéis saber que su repetición sin respetar los intervalos horarios es causa frecuente de intoxicación.
Puedes leer más en El Buscapiés de abril, ¡Ya está en tu kiosco!

Etiquetas: ,

Copyright © 2017 El Buscapiés, el periódico para toda la familia Todos los derechos reservados. Aviso legal y política de privacidad

Diseñado por PEMAS Servicios Profesionales, S.L. y Laptop Geek .