Claro como el agua

Enviado por buscapies el Mar 28, 2010 en Aprendiendo con ellos |

El Buscapiés - Dr. Joaquín Ybarra Huesa Puericultor del Estado Director de la EVES (Escuela Valenciana de Estudios de la Salud. Conselleria de Sanidad)Dr. Joaquín Ybarra Huesa Puericultor del Estado Director de la EVES (Escuela Valenciana de Estudios de la Salud. Conselleria de Sanidad)
Queridos chicos y chicas: Tanto en los animales como en las plantas, el agua constituye el mayor porcentaje de su peso. El organismo de las medusas está formado aproximadamente por un 95% de agua. En otros animales, el agua representa entre un 60% y un 70% de su peso total. Con las plantas ocurre lo mismo, entre el 75% y el 90% de su peso total es agua. Y tú y yo somos agua en un 60% de nuestro peso corporal, porcentaje que todavía es mayor en los bebés, hasta un 75%. Lógico, por lo tanto, que nuestro organismo necesite agua. Y la necesita para poder llevar a cabo muchas de las funciones que desempeña. La sangre que, como sabes, transporta el oxígeno a todas las células, contiene una alta proporción de agua y también la linfa, fluido que forma parte del sistema inmunitario, los jugos digestivos, la orina, las deposiciones, el sudor,… Pero además, todas y cada una de las células de nuestro cuerpo contienen agua en su estructura. Los especialistas aseguran que las personas que no beben suficiente tienen una piel deshidratada, que parece envejecida. Necesitamos un aporte de agua suficiente para equilibrar el gasto que se produce a través de la orina, las deposiciones, la respiración, la piel, e incluso el agua necesaria para la formación de nuevos tejidos. Evidentemente, en algunas condiciones, las necesidades son mayores y aunque es cierto que nuestro organismo dispone de recursos para ahorrar líquidos en circunstancias especiales (concentrando más la orina, por ejemplo), cuando apriete el calor y/o hagáis ejercicio, deberíais beber más. Si el balance acuoso es negativo, por aporte insuficiente de agua o por pérdidas excesivas, la consecuencia es la deshidratación, situación en la que nuestro cuerpo dejaría de funcionar correctamente. La principal fuente de ingreso de agua en nuestro organismo es la bebida. La recomendación de ingesta de agua y otras bebidas es de aproximadamente 1 litro diario para niños de 2 – 3 años, 1’2 litros para niños de 4 a 8 años y entre 1’5 y 2 litros para chicos de 9 a 13 años. Pero nuestro cuerpo no obtiene agua solamente por la bebida. Los alimentos contienen también agua, si bien en muy diferentes proporciones. Algunas frutas, y también verduras y hortalizas, contienen mucha agua: piensa, por ejemplo, cuando das un mordisco a una sandía, a un melocotón o a una ciruela o cuando cortas un tomate maduro.

Puedes leer más en El Buscapiés de marzo, ¡Ya está en tu kiosco!

Etiquetas: ,

Copyright © 2017 El Buscapiés, el periódico para toda la familia Todos los derechos reservados. Aviso legal y política de privacidad

Diseñado por PEMAS Servicios Profesionales, S.L. y Laptop Geek .