“El temor a la gripe A es excesivo. Hay que estar alertas, pero eso no justifica la alarma y el pánico”

Enviado por buscapies el Sep 23, 2009 en Primera página |

El catedrático de Medida Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Valencia recomienda mantener una correcta higiene como factor de prevención para controlar el contagio de la gripe A. Y reconoce que el mejor tratamiento es el rigor informativo ya que para él la propagación de este miedo está causada por la incertidumbre.
P: ¿Qué es la Gripe A?
R: La gripe es una enfermedad infecciosa que produce fundamentalmente síntomas respiratorios, está causada por un virus y se contagia muy fácilmente. La gripe pandémica que ahora nos está afectando es la denominada nueva gripe A (H1N1), llamada así por estar causada por una variación del virus influenza AH1N1. Por su especial contagiosidad, su tasa morbilidad es alta, pero afortunadamente presenta una baja tasa de mortalidad.
P: ¿Cuál es su origen?
R: Una característica fundamental del virus de la gripe es su capacidad de combinar fragmentos genéticos de distintas cepas, lo que le da una gran variabilidad y renovadas posibilidades de parasitar distintas especies de animales. El nuevo virus de la gripe incorpora fragmentos del genoma de hasta cuatro variantes distintas: una aviaria, dos porcinas y otra humana. Todos esos virus distintos infectaron cerdos y se recombinaron, probablemente en varias fases. Una vez formado en el cerdo, el virus A/H1N1 saltó en Norteamérica a un humano y éste contagió a más humanos.
P: ¿Se ha producido alguna mutación? ¿Hay riesgo de que se produzca?
R: A partir de la denominada “gripe estacional” (que es la que viene ocurriendo periódicamente en los meses fríos de cada año, se produjo una mutación que dio origen allá por el mes de abril a esta nueva forma. La facilidad de contagio en nuestra especie (entre personas) se debió a que parte de sus componentes eran de una variante humana. No hay indicios de que el virus vaya a mutar de nuevo a corto plazo, aunque no se puede descartar que alguna nueva mutación pueda hacerlo más agresivo. En cualquier caso, y como decía antes, este nuevo virus causa, en general, una afección autolimitada y benigna.
P: ¿Se ha aislado el virus? ¿Se tiene controlado?
R: El virus fue identificado y aislado inicialmente el 15 de Abril de 2009. Desde entonces ha sido estudiado y vigilado estrechamente, y en ese sentido está “controlado” o conocido en sus características.
P: ¿Por qué se propaga con tanta rapidez? Se dice que la gravedad del virus está en la velocidad de contagio. ¿Es así o hay más riesgo?
R: Para conocer cuán grave es la amenaza de la gripe A se necesita determinar al menos dos características. Una es la que viene definida por el llamado R0 (Basic Reproduction Number), que indica a cuántas personas de media contagia cada enfermo. La otra es la tasa de mortalidad, que expresa el porcentaje de infectados que acaban falleciendo. Teniendo en cuenta los dos indicadores citados, sabemos que estamos ante un virus bastante contagioso (y esa es una de sus peores características), pero como contrapartida su capacidad de generar la muerte es bastante menor de lo que inicialmente parecía, dado que en términos comparativos con otros virus constituye una amenaza similar a la de la gripe estacional.
P: ¿Está justificada la alarma social?

R: A mi juicio sí que hay un temor excesivo, que es desproporcionado respecto al riesgo que la evidencia muestra hasta el momento sobre la gripe A. Hay que estar alertas, pero eso no justifica la alarma y el pánico.
P: ¿El virus es grave o la alarma social se produce por desconocimiento?
R: Creo que la propagación de este miedo está causada por la incertidumbre que a su vez se deriva de la falta de información clara que llega a la población en general.
P: ¿Qué medidas de prevención se deben aplicar en general? ¿Qué medidas deben tomar las guarderías? ¿Y los colegios?
R: Lo primero que hay que comprender es que el virus de la nueva gripe A se transmite cuando alguien que tiene la enfermedad expulsa gotitas de saliva o secreciones nasales al toser, hablar o estornudar. Estas se desplazan por el aire y pueden entrar en contacto, o introducirse en la boca o la nariz, de personas cercanas. También se produce el contagio indirecto, más frecuente, por tocarse los ojos, la nariz o la boca después de haber tocado las microgotas que han quedado depositadas en manos y otras superficies.
Puedes leer más en El Buscapiés de septiembre, ¡Ya está en tu kiosco!

Etiquetas: ,

Copyright © 2017 El Buscapiés, el periódico para toda la familia Todos los derechos reservados. Aviso legal y política de privacidad

Diseñado por PEMAS Servicios Profesionales, S.L. y Laptop Geek .